Blog de Inteligencia Musical

Inteligencia musical en la enseñanza

    En la actualidad, la música no posee un rol primordial en el proceso de enseñanza-aprendizaje en muchas escuelas, ya que ni es una asignatura en ningunos de los diseños curriculares, ni es un contenido básico que se aborda en las materias de educación. Las causas de este distanciamiento musical son diversas, ya sea por recortes de programas escolares cuando hay reducciones presupuestarias, por dedicar más tiempo a otras áreas de aprendizajes u otras razones que tengan los diversos entes encargados del programa, diseño, sistema y contenido educativo.

  Sin embargo, a pesar de la falta de una exigencia curricular que indique y obligue una estimulación a dicha inteligencia, los profesores que tienen conocimiento de la existencia e importancia de la habilidad musical pueden trabajarla con sus estudiantes en el aula de clases, ya que esta emerge inexplicablemente, como dice Gardner, antes que otras inteligencias del ser humano. Muchos educadores evitan la enseñanza a través de estrategias musicales, dado al desconocimiento y falta de experiencia musical. No obstante, no es necesario tener  una formación especial para incorporar actividades vinculadas con la música, ya que hay tácticas que permiten proporcionar medios eficaces para promover tanto en los profesores como en los estudiantes actitudes positivas con respecto a la música y a su relación con otros contenidos de aprendizaje.

  Las investigaciones realizadas por el doctor Georgi Lozanov, quien es además psiquiatra y educador, en Sofía, Bulgaria, indican que la música puede influir en la capacidad de relajación, rejuvenecimiento y concentración, debido a que integra las dimensiones emocionales, físicas y cognitivas de un estudiante y que igualmente permite el incremento de información que se aprende y se retiene en la memoria. Existen distintos tipos de músicas contemporáneas y clásicas que proporcionan una diversidad de experiencias auditivas en el ambiente de educación inicial o integral y con múltiples funcionalidades. Entres las músicas para la relajación están: Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, La siesta de un fauno de Debussy; para la concentración se encuentran: Concierto para piano en DO mayor de Mozart, Cosmic Classics de Don Campbell; para aumentar la energía están: Divertimento de Mozart, El Clave Bien Temperado de Bach; y para facilitar las transiciones se halla: Música para los reales fuegos de artificio de Haendel, y así otras muchas melodías que están estructuradas con modelos y simetrías que inducen movimientos corporales y estimulan la atención y concentración del educando.

     De la misma manera que se pueden emplear distintos estilos de música como se mencionó arriba, también se pueden incorporar debates musicales, bailes, cantos, composiciones, creación de instrumentos  y otras  actividades  similares que estimule la manera de percibir la inteligencia musical como un instrumento natural esencial del ser humano, que emplea la voz y el cuerpo para auto expresarse creativamente.

  Para finalizar, es oportuno saber que la música no es un privilegio de  minorías, sino una actividad natural de la humanidad en su conjunto, ya que el escuchar, componer y comprender una melodía supone poseer la habilidad musical que sin duda goza toda persona (Morán, M. 2009) y que la presencia y enseñanza musical es significativa en el ámbito educativo, no solo por sus  aportaciones en el desarrollo de competencias cognitivas y emocionales sino por su valor intrínseco en apreciaciones personales, sociales y fisiológicas.

Videos de interés:

Las cuatro estaciones de Vivaldi 
La siesta del fauno Debussy 
Concierto de Mozart para piano en Do mayor 
Divertimento de Mozart
Fuegos artificiales Handel 

Actividades musicales para niños


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: